Consecuencias de los incendios sobre los animales

Agradecemos la información sobre los efectos de los incendios en los animales aportada por Xavier Santos.

Cuando pensamos en los incendios, se suele ver a estas perturbaciones como una catástrofe perjudicial para la flora y la fauna de un ecosistema: entendemos que hacen desaparecer hábitats y poblaciones de seres vivos. Y, aunque muchas veces puede ser así, se debe entender que en algunos casos permiten crear nuevas oportunidades para algunas especies de animales o plantas de una zona, de forma que no se puede generalizar y debemos conocer el contexto para valorar los efectos de cada situación. Es por ello que desde Creatibio hemos querido tratar este tema para entender las consecuencias que tienen en los diferentes grupos faunísticos.

Uno de los impactos principales es la mortalidad directa causada por el fuego y en este aspecto, poco se puede considerar. Pero a esto hay que añadir otro aspecto, y son los cambios que provoca en la estructura del hábitat: en la mayoría de situaciones la riqueza biológica o el número de especies disminuye, ya que el habitat se verá modificado . Esto implica un cambio en las especies dominantes y, por tanto, en el estado del ecosistema: las especies protagonistas pueden dejar de serlo, ya que el espacio será ocupado por especies oportunistas o beneficiadas por un nuevo contexto biológico .

Si pensamos en el grupo animal que posiblemente está menos afectado por este problema, caeremos fácilmente en la conclusión de que son las aves, debido a su capacidad para recorrer grandes distancias y, por tanto, de evitar las consecuencias que podrían surgir en cualquier situación de peligro. En el caso de los mamíferos la situación suele ser diferente ya que sus poblaciones disminuyen mucho durante los incendios, pero como avanzábamos en el principio del artículo, siempre hay alguna excepción. Algunas especies aprovechan la creación de nuevos espacios o nichos disponibles después de la perturbación y por tanto, encuentran en los incendios nuevas oportunidades. Son especies que prefieren espacios abiertos y planos, con una estructura arbórea menos desarrollada.

CRT_tortuges mediterraneas_ (1)En el caso de los reptiles, el impacto es diferente según las especies, habiendo un cambio de especies dominantes durante el proceso. La riqueza biológica cae de forma inmediata después del fuego, pero va aumentando con el tiempo, siendo curiosamente el grupo de animales vertebrados más abundante en las zonas quemadas: las pocas especies que se hacen más presentes son la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) y la lagartija (Podarcis hispánica). La tortuga mediterránea (Testudo hermanni) también prospera a largo plazo, pero a corto sufre un fuerte descenso (alta mortalidad) y, por tanto, las consecuencias inmediatas pueden ser graves para sus poblaciones.

En los invertebrados, tenemos diferentes respuestas a los incendios. En cuanto a los gasterópodos terrestres (caracoles), hay un impacto negativo, ya que la riqueza de especies disminuye. Sin embargo, la abundancia de ejemplares no lo hace, ya que hay un recambio de especies más adaptadas a espacios abiertos y ambientes secos que aprovechan la nueva situación que se ha originado. En este caso su recolonización es evidentemente lenta debido al ritmo de vida y el ciclo vital de estos animales (4 años después del incendio todavía hay especies de lugares abiertos aunque la estructura del ecosistema vuelva a ser parecida a la que había antes del incendio).

Las arañas sufren una disminución de la riqueza, pero por los coleópteros (escarabajos) aumenta tanto el número como la riqueza de las especies en las zonas quemadas, aunque son diferentes a las de las zonas no quemadas adyacentes: los protagonistas han vuelto a cambiar, y como en el caso de los gasterópodos, se ve una diferencia entre una zona afectada y una zona no afectada, aunque estas estén cerca.

Respecto a los himenópteros, que comprende el grupo de las hormigas, abejas y avispas, también hay un aumento en la riqueza (hay más familias). Las hormigas son las más abundantes, aunque son posiblemente uno de los grupos que menos impacto reciben por los incendios. En este caso, su éxito no se basa en la capacidad de recorrer grandes distancias como las aves, sino en la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes. De esta manera se recuperan con rapidez aprovechando todos los recursos disponibles, ya que son especies generalistas y realizan una importante función en la red trófica.

caracoles animales incendios

Hay que entender que en todo este proceso se debe considerar el ciclo de vida de cada organismo. Los insectos se reproducen con facilidad y crecen con mucha más velocidad que los vertebrados, por tanto, probablemente colonizarán y repoblarán los nichos disponibles mucho antes que la mayoría de poblaciones de vertebrados. Además, hay que tener en cuenta la migración de individuos de otras zonas, factor que puede facilitar el proceso de recuperación de una zona quemada. Y es que muchas veces, en la gestión medioambiental, se debe contemplar la conectividad entre diferentes áreas, muy importante en la conservación de la naturaleza.

En resumen, no podemos simplificar los incendios como una perturbación netamente perjudicial porque hemos visto que hay especies que salen beneficiadas. La próxima vez que haya un incendio en una zona que conocéis bien, aprovechad para  visitarla una vez se haya extinguido. De esta forma podréis observar la diferencia en la fauna del lugar y ver que algunos animales han salido beneficiados.

Información relacionada:

2 Comentarios

    • Buenas tardes Jara,

      El artículo es de julio de 2016. Agradecemos mucho el interés por querer citar esta referencia.
      Pedimos perdón por haber tardado en contestar y esperamos que aún te sea de utilidad.

      Un saludo cordial y gracias por comentar.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This