La gobernante y los animales

Una gobernante no entiende que la protección de los animales salvajes pueden ser necesaria para un bueno funcionamiento de su país hasta que es tarde.

Primera reunión

En una nación concreta, una gobernanta recibió a tres ciudadanos. El primero era un hombre llevaba un uniforme verde, el segundo uno marrón y el tercero uno negro. La gobernanta les recibió con una gran sonrisa, mostrando un majestuoso quebrantahuesos bordado.

  • Queridos conciudadanos, ¿qué nuevas me llegan desde el Oeste, el Norte y el Sur? – dijo mirándolos.
  • Apreciada, tenemos un problema en el Oeste. Los galápagos europeos están desapareciendo y deberíamos ayudarlos – contestó el hombre de verde.
  • Apreciada – dijo el hombre de marrón, – en el Norte tenemos problemas con el urogallo. Ya casi no se ven.
  • Apreciada – siguió el hombre de negro, – alguien liberó una especie nueva, el visón americano, que está causando estragos.
  • Queridos – dijo la gobernanta sonriendo, divertida por las peticiones, – me sorprende que se preocupen tanto por los animales. Miraré qué puedo hacer y les avisaré. Que tengan un buen día.

Los tres hombres hicieron una reverencia y se fueron. Al cabo de unas semanas, recibieron una notificación vía paloma mensajera que decía que la nación tenía otras prioridades y no podía hacer nada para ayudar a sus animales.

Segunda reunión

Pasó un año y los tres hombres volvieron, preocupados. La gobernanta les volvió a recibir con una sonrisa y el quebrantahuesos bordado ondeando.

  • Conciudadanos, es una alegría volverles a ver. ¿A qué se deben sus caras?
  • Apreciada, en el Oeste ya no quedan galápagos europeos. Necesitamos su ayuda urgentemente.
  • Y en el Norte ya no se ven ni se oyen urogallos, apreciada. Os necesitamos.
  • En el Sur también os necesitamos, apreciada. El visón americano se ha convertido en una plaga.
  • Señores míos, ¿siguen preocupados por sus animales? – y sonrió. – Volveré a estudiar sus casos y les informaré sobre mi decisión. Que tengan un buen día.

Los tres hombres hicieron una reverencia y se fueron. Unas semanas más tarde, recibieron una paloma mensajera con un comunicado en el que se volvía a denegar la ayuda porque había asuntos más importantes.

Tercera reunión

Pasó otro año y los tres hombres volvieron a visitar la gobernanta. Parecían desesperados. La gobernanta les recibió, pero ella también tenía mala cara. Hasta el quebrantahuesos bordado parecía abatido.

  • Queridos conciudadanos – las bolsas bajo los ojos indicaban días sin dormir. – Los animales no pueden pasar por delante de los problemas económicos de la nación. Vengan otro día.
  • Apreciada – el hombre de verde hizo un paso adelante. – Vengo en relación a la crisis económica que hay en el Oeste. Y mis compañeros vienen per sus respectivas crisis en el Norte y en el Sur.
  • Oh, perdonen. Estoy muy preocupada y no les he tomado la debida atención. ¿Qué ocurre en el Oeste, el Norte y el Sur?
  • Apreciada, en el Oeste estamos sufriendo una epidemia que se transmite por los mosquitos, mucho más numerosos que nunca. La gente está enferma y no puede trabajar. Todo el mundo se está empobreciendo.
  • En el Norte, apreciada, ya no vienen turistas y los hostales y las fondas no pueden pagar sus facturas. Muchos han tenido que cerrar sus negocios.
  • Y, apreciada, en el Sur, los granjeros han encontrado a sus animales muertos, de manera que no los pueden vender.

La gobernanta se quedó perpleja por las noticias. Sus informadores no le habían hablado de nada de esto. Les pidió explicaciones para entender el origen de los problemas.

  • Quizá no le va a hacer gracia, pero la plaga de mosquitos se debe a la pérdida de los galápagos porque las piscifactorías en los lagos y ríos contaminaron las aguas. Al desaparecer la mayoría de ellos, las larvas de mosquito han podido crecer sin que nadie se las comiera.
  • Apreciada, la disminución de los turistas en el Norte se debe a la desaparición del urogallo. Si no hay urogallo, la gente no tiene motivos para venir.
  • Apreciada, en el Sur, el animal que ha acabado con los animales domésticos ha sido el visón americano, que busca comida en las granjas porque no encuentra nada en los bosques.

La gobernanta no se lo podía creer. Le parecía una broma de mal gusto y se estaba enfadando.

  • Señora, no es ninguna broma – confesó el hombre de marrón. – Los animales y las plantas son más importantes de lo que piensa.
  • Señora, no se enfade por favor – pidió el hombre de negro.
  • La naturaleza presenta un equilibrio que cuando se rompe puede tener consecuencias insospechadas. Incluso en los asuntos de los hombres – terminó el hombre de verde.

La gobernanta dudaba. ¿Realmente la naturaleza tiene tanta importancia y las acciones humanas la alteran tanto? Decidió confiar en esos hombres y les preguntó que qué se tendría que hacer para arreglar la situación.

  • En el Oeste se tienen que arreglar las piscifactorías para que no contaminen, alimentar los peces con las larvas de mosquito y criar galápagos europeos.
  • En el Norte se tienen que recolocar los urogallos en los lugares originales y preparar zonas por donde pasen los turistas sin molestar a los animales.
  • Y en el Sur se tiene que permitir la captura del visón americano para reducir su población.

Decidida, la gobernanta dijo que todas las acciones propuestas se llevarían a cabo. Los tres hombres se lo agradecieron e hicieron una reverencia antes de salir. La gobernanta envió las órdenes vía paloma mensajera dos días más tarde y los tres hombres se pusieron a trabajar.

Con el tiempo, los galápagos volvieron al Oeste y controlaron la población de mosquitos; el urogallo volvió a verse y a oírse cantar en los bosques del Norte; y se consiguió reducir y controlar la población de visón americano en los bosques del Sur. Desafortunadamente, ninguno de los tres ecosistemas se recuperó del todo, ya que el impacto humano no era totalmente reversible. Pero se consiguió una cosa mucho más importante: que la persona encargada de gobernar la nación tuviera en cuenta la naturaleza y las especies a partir de ese día.

Información relacionada:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This