Las especies en Cataluña

Hace poco vimos cuál era el estado de conservación de los hábitats de Cataluña y hoy veremos cuál es el de las especies presentes en este territorio. Conoceremos cuántas hay, como se protegen y qué implica esta protección. Para empezar, vamos a ver qué tiene de particular Cataluña, después valoraremos los criterios para considerar una especie amenazada y terminaremos con qué formas hay de protegerla, así como qué implica cada método.

2016_03_estatdelaconservacio_001Cataluña, es una región con una rica biodiversidad. Se encuentra dentro de la zona paleártica, una de las ocho ecozonas de la Tierra. Y dentro de esta, se incluye en la cuenca del Mediterráneo, con inviernos suaves y los veranos calurosos y secos. Esto, junto a la gran cantidad de hábitats que hay, propicia la alta cantidad de 13.000 especies endémicas (es decir, específicas que son propias de una zona en particular). Pero aunque antiguamente Cataluña había estado formada por una gran cantidad de zonas forestales, algunas actividades del hombre como la deforestación o el sobrepastureo han producido una degracación de éstas en las últimas décadas.

Con toda esta diversidad y la fuerte acción humana, no es de extrañar que algunas de las especies estén en peligro de extinción, según diferentes grados establecidos por la UICN. Estos grados se suelen dividir en “preocupación menor“, “peligro de extinción” y “peligro crítico” (de menor a mayor peligro respectivamente). Para considerar las categorías evalúan algunos parámetros poblacionales que a la vez, son adecuados según el tipo de especie. Para que os hagáis una idea de que el problema no es sólo de Cataluña, la UICN evaluó más de 63.000 especies de todo el mundo en el su última edición en 2012. Y de éstas, consideró que más de 19.000 estaban amenazadas.

Respecto a la protección de las especies amenazadas, hay dos tipos de conservación: una activa y otra que consiste en la protección legal de las especies que están en peligro. Esta última está basada en los planes de conservación y está ligada a aquellas especies protegidas por alguna ley o decreto. Es ilegal la extracción o manipulación de cualquiera de los individuos de estas especies protegidas, ya sean de fauna, flora, u hongos, y su extracción o perjuicio de forma voluntaria o involuntaria está penada. Por ejemplo, está prohibido cazar una cabra montés a menos que se cuente con un permiso especial debidamente justificado.

En cuanto a la protección activa, a diferencia del caso anterior, está formada por los planes de recuperación de las especies. Son los casos en que se debe invertir más en la conservación debido a que su peligro de extinción es grande o es debido a las particularidades de la especie (por ejemplo, si se endémica de una zona o tiene una distribución muy pequeña). Es el caso de la tortuga del galápago europeo o del quebrantahuesos, por poner dos ejemplos, de los que se hace cría en cautividad y reintroducciones en el medio natural.

2016_03_estatdelaconservacio_006Hay que hacer una diferenciación con las acciones que se llevan a cabo los planes de recuperación: todas aquellas acciones que se realizan en el propio medio serán “in situ“, mientras que definiremos como “ex situ” aquellas que se realizan fuera del medio, como puede ser por ejemplo, las acciones que se realizan en un centro de recuperación de fauna.

En ambos tipos de planes, a menudo es necesario hacer un seguimiento de las poblaciones (ya sean reintroducidas o no), para ver cómo se desarrollan y cuáles son los puntos fuertes o débiles de la conservación de la especie en cuestión .

Como os podéis imaginar, las especies amenazadas serán el foco principal de los artículos que se tratarán en Creatibio, aunque no el único. Pero antes de protegerse las especies y los hábitats, hay que amarlos, y para ello hay que entenderlos. Precisamente este es el objetivo de Creatibio: acercar los proyectos de conservación de la biodiversidad de Cataluña. Porque, la conservación se inicia en un centro de recuperación, un centro de investigación o un jardín botánico, pero termina con el respeto de la sociedad hacia la naturaleza No es simplemente que nos gusten las especies (que también), sino que se debe entender que la conservación de nuestro medio tiene un efecto en la economía, el bienestar y la salud nuestra.

Información relacionada:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This