Aspectos a tener en cuenta cuando se tienen mascotas exóticas en casa

No es del todo raro que hoy en día haya gente que tenga especies exóticas como mascotas, como puede ser un loro o una tortuga. De hecho, cada vez es más habitual. Una especie exótica es una especie (o partes de ella, como sería el caso de la semilla de una planta) que se ha introducido fuera de su distribución natural y que no podría haber ocupado sin la acción, directa o indirecta, del ser humano.

Su principal problemática es que pueden convertirse en especies invasoras, es decir, que se pueden establecer en un hábitat natural y ser un agente de cambio y amenaza para la biodiversidad local. Por este motivo, se creó el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. Cuando una especie queda incluida en el Catálogo, queda prohibida su posesión, transporte, tráfico y comercio, dentro del ámbito que se establezca para cada especie en cuestión. Su incumplimiento es objeto de sanción.

TORTUGA_03En algunos casos, un animal de compañía es incluido en el Catálogo después de años vendiéndose (como es el caso de las tortugas de Florida). Las personas que tienen individuos de la especie en cuestión pueden seguir manteniéndolos, pero con la obligatoriedad de esterilizarlos, identificarlos y solicitar la firma de una declaración responsable por parte del propietario. Además, en caso de liberación accidental, lo tendrían que informar con carácter inmediato. Sino, la alternativa existente es entregar los individuos a las autoridades competentes.

En Cataluña, actualmente, hay más de 1.000 especies exóticas introducidas en el medio natural, de las cuales 109 son invasoras. Interesa destacar el caso de la tortuga de Florida, ya que se ha convertido en invasora porque la gente empezó a soltarlas en el medio natural. Aunque actualmente no se puede vender, sigue habiendo mucha gente que té individuos de esta especie.

La normativa de las especies incluidas dentro del mencionado Catálogo prohíbe la liberación de especies exóticas al medio natural, bajo pena de multas que van de los 3.001 euros a los 2.000.000 euros. Las sanciones son tan altas por los daños que pueden provocar a la biodiversidad local.

En el caso que se llegue a un momento en que no se sabe qué hacer, los animales se deben llevar a los centres de fauna autorizados para que se hagan cargo, como puede ser el CRARC, en el caso de las tortugas. Pero no se pueden liberar, porque el medio natural de nuestra zona no es su hábitat natural, con lo cual no se hace ningún favor a las especies exóticas.

 

Información relacionada:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This