Qué hacer si te encuentras un polluelo fuera del nido II

Sabemos que no tenemos que coger un polluelo que encontremos solo, pero si no hay más remedio que hacerlo, hay que seguir este consejo.

El mes pasado tratamos en Creatibio el consejo sobre cómo actuar si se veía un polluelo huérfano. Aquel consejo nos permitía saber cómo actuar para reconocer si era necesario llevarnos este polluelo en casa. Hay que recordar que en la mayoría de situaciones la mejor opción será no coger este pájaro y que el consejo de hoy precisamente sirve para ayudarle en aquella situación en la que cuidarlo es la única opción.

Imaginemos la situación en que este pájaro tenía la supervivencia en grave peligro y que en ningún centro de recuperación se podían hacer cargo ya sea porque están desbordados, o bien por alguna otra causa. Entonces puede ser relevante nuestra actuación sobre él para proporcionarle todos los requerimientos necesarios.

En este consejo veremos dos conceptos clave para entender los próximos pasos: primero tendremos que identificar cuáles serán sus hábitos alimentarios, y después tendremos que intentar que no quede nuestra huella humana en el comportamiento del pájaro.

Distinguiremos principalmente 4 tipos de hábitos: pájaros insectívoros, pájaros granívoros y pájaros que depredan vertebrados, en los que encontraremos aves que se alimentan de vertebrados pequeños y pájaros rapaces. En el caso del último grupo, nos encontraremos aves de rapiña, y evidentemente la tarea de cuidarlas debe delegar en un profesional (por eso este consejo no tendrá en cuenta este grupo en cuestión).

polluelo de pájaro

Ahora bien, aunque será necesario conocer la especie, se puede extraer mucha información a partir de la forma del pico. Un pico fino servirá para cazar mosquitos o pequeños insectos. Uno corto pero robusto, será probablemente para romper semillas, mientras que uno con forma de puñal alargado será para cazar peces, anfibios o reptiles. Finalmente, uno con forma de gancho nos marcará que nos encontramos ante un rapaz.

El otro consejo es no impregnar el pájaro con nuestra presencia, para que no quede humanizado. Esto puede ser un problema grave ya que el pájaro se podría identificar contigo y perder sus hábitos, o mostrar dependencia hacia los humanos. Hay algunos métodos para evitar esto, como son colocar un espejo para que se pueda ver de cuerpo entero, o conseguir sonidos del registro de la especie (internet puede ser una buena fuente). Idealmente se podría construir un maniquí / muñeco con forma de pájaro para dar de comer, de forma que evitamos el momento de impregnación sobre el polluelo.

Todas estas son algunas pautas básicas, pero como se ha comentado previamente, será siempre necesario contar con la información de la especie y conocer algunos consejos concretos de la misma. Esta identificación será el primer paso para desarrollar toda la serie de patrones necesarios y actuar con conocimiento. De todas formas, siempre será necesario minimizar el efecto que causamos sobre su desarrollo, de forma que adquiera un comportamiento silvestre, y es que se trata siempre de una especie salvaje.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This