¿Qué son las zunas húmedas?

Agradecemos la información sobre zonas húmedas aportada por la Doctora Esperanza Gacia Passola, del Centro de Estudios Avanzados de Blanes – CSIC, y por Alex Gracia Tarragona, jefe de la Unidad de Planificación del Espacio Fluvial de la Agencia Catalana del Agua.

En una región principalmente seca, como es el caso de Cataluña, donde reina el clima mediterráneo y los veranos secos y calurosos, las lluvias se concentran en pocas semanas y aportan entre un 60 y un 80% del agua que caerá en todo año. El resto del año, sin embargo, estas precipitaciones son casi inexistentes y, incluso, anecdóticas. Es en este ambiente y situación donde podemos entender que las zonas húmedas tendrán más importancia de lo habitual para la fauna y flora local.

El objetivo del artículo que hoy nos ocupa es describir las zonas húmedas. Para hacer esto empezaremos por definirlas y explicaremos algunas de sus particularidades, porque son tan relevantes, así como algunas curiosidades de estos entornos. Todo ello servirá, esperamos, para que os hagáis una idea de los motivos para invertir tanto tiempo y esfuerzos para conservarlas.

En un primer punto, definiremos las zonas húmedas como aquellos terrenos que están inundados de agua y que dependen tanto de las zonas acuáticas como de las terrestres, siendo siempre zonas donde la profundidad del agua no superará los seis metros. Aquí tendremos matizar más, y es que el carácter temporal del régimen hídrico de estas zonas puede variar, de forma que se consideran dentro de esta categoría tanto aquellas zonas que están siempre inundadas como aquellas que sólo lo están de forma temporal (esto, sí, siempre que sea de forma periódica y no solamente eventual).

embalse montrebei zones humides zonas húmedas

Además, la formación de estas regiones puede tener diferentes orígenes, ya sea natural, es decir, en aquellos casos que se han originado por un proceso ecológico; o también antrópico, si ha sido la intervención humana la que ha permitido su creación para cumplir una función que se considere necesaria. Algunos ejemplos de este último podrían ser los embalses y las salinas. En el caso de los embalses, su objetivo es evitar las inundaciones que se darían cuando se produce una gran crecida en los ríos debido a las precipitaciones. En el caso de las salinas, éstas tienen una importante función ecológica debido a la biodiversidad de todo tipo que depende de ellas.

Por último, los niveles de salinidad del agua pueden cambiar, ya que se puede tratar desde agua dulce, pasando por salobre o incluso, ser agua salada. Sabiendo todo esto, ¿qué formaciones engloban estas zonas? Pues bien, en Cataluña tenemos principalmente formaciones naturales como deltas, estanques, albuferas, marismas y oasis. En cuanto a las zonas artificiales, destacan, como hemos dicho antes, los embalses o las salinas, entre otros. En total, teniendo en cuenta todos los aspectos que hemos mencionado en la descripción, en Cataluña tenemos casi 3000 zonas húmedas repartidas por todo el territorio.

Una de las principales aportaciones de las zonas húmedas consisten en la riqueza biológica que contienen. Aunque son muchos los grupos animales que se aprovechan, como mamíferos, anfibios o peces, destaca la gran presencia de especies migradoras o acuáticas que encuentran en estas zonas un refugio para sus desplazamientos o un lugar dónde criar y alimentarse . Aparte de eso, estas regiones permiten almacenar el agua que se acumula en las inundaciones, un agua que soltarán lentamente durante las sequías, permitiendo un equilibrio en el volumen hídrico de la zona.

Con todo ello, podemos definir los dos tipos de zonas húmedas más relevantes. Estas serán tanto las consideradas zonas de recarga del acuífero, donde la conservación de estas es necesaria para el mantenimiento de otras zonas húmedas de descarga, así como las zonas de especial singularidad hidrológica, ya sea por el origen o la actividad que si lleva a cabo.

Ahora que ya sabemos porque son tan importantes, conviene entender la problemática que las aborda. Y es que, al depender especialmente de las zonas acuáticas, se trata de ecosistemas frágiles y susceptibles de ser erosionados. Hay que añadir el hecho de que en algunos casos se trata de zonas que están temporalmente inundadas, por tanto, sometidas de forma directa a las condiciones ambientales o climáticas de aquella estación, pudiendo cambiar mucho entre un año y otro. Es por ello que desde la administración y diferentes entidades conservacionistas se da mucho énfasis en reconocer la importancia que se merecen, así como en protegerlas.

Como curiosidad respecto al tema, en Cataluña tenemos incluso un día oficial para recordar la relevancia de estos ecosistemas, así como para recordar la fecha de adopción del convenio internacional sobre los Humedales, llamado Convenio de Ramsar. Este día es el 2 de febrero. Normalmente se realizan actividades de tipo naturalista en toda España para dar a conocer el valor que tienen, de forma que si os interesa podéis apuntar y ayudar en su conservación.

llacuna delta ebre zones humides zonas húmedas

Esperamos que con esta descripción de las zonas húmedas, entendáis mejor cómo son y lo que las hace especiales. También hemos comentado en el artículo algunos puntos como las amenazas y tipos de zonas húmedas que hay, pero esta información será tratada mejor en otros contenidos de la web, como las imágenes o las ilustraciones. Así que ya sabéis, ¡no os perdáis nada y estad pendientes de nuestras redes sociales! Todo ello os ayudará a ser unos pequeños expertos en el tema.

 

Información relacionada:

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This