Somos fartets

Agradecemos la colaboración de Nati Franch, del Parque Natural del Delta del Ebro, así como al propio parque natural, por la información aportada y las fotografías pasadas, que han permitido crear estos contenidos.

 

Ser fartet no es ni fácil ni difícil. No digo que todos los seres puedan ser un pez como yo o como los otros ejemplares de mi especie, porque no es así: no le pedirás a un árbol, como por ejemplo un pino, que se ponga dentro del agua y viva como nosotros. No es tan fácil. Pero tampoco es como ser una especie ultrarestringida que solo puede vivir bajo unas condiciones concretas muy limitadas, como el cavilat, que aunque sea un pez, yo no podría ser como él. Así que tampoco es tan difícil.

De hecho, nadie se planeta que ser parte de su especie sea difícil o fácil, lo es y punto. Claro que puede haber alguien que diga que ser él, como ser concreto, es difícil, si no imposible, pero esto es otro tema y bajaríamos al nivel de individuos concretos.

La verdad es que ser como nosotros tampoco es tan difícil, no somos precisamente unos sibaritas de los hábitats. Con esto quiero decir que no necesitamos unas aguas frías, limpias, claras y rápidas como el cavilat, sino que con una masa de agua tenemos suficiente. Es cierto, nos conformamos con poco. Bueno, conformarse no es la palabra adecuada, porque parece que implique que somos unos cualesquiera que aceptamos la morralla que dejan los demás. Y no es eso.

fartets

Está más relacionado con nuestra capacidad de adaptarnos a diferentes condiciones ambientales, un poco como los humanos, que podéis vivir en frío y calor, en humedad o sequía, a cierta altitud o a nivel del mar. Nosotros, obviamente podemos hacer esto en el espacio restringido del agua en zonas llanas, tranquila, calmada. Vaya, que podemos vivir en diferentes ambientes siempre que el agua no se mueva excesivamente. Quizá con esto diréis que ya no somos adaptables.

Quizá no, pero si pudiéramos vivir en todas partes, podríamos llegar a ser una plaga o una especie invasora, y son dos opciones que no nos interesan ahora mismo. Aunque esto seguro que haría que no tuviéramos los problemas de conservación que están amenazando nuestras poblaciones que tenemos ahora mismo, en gran parte por vuestra culpa, humanos, pero ese es otro tema.

Pero si realmente queréis saber cómo somos capaces de adaptarnos, fliparéis cuando os diga que somos eurihalinos, euritermos y soportamos amplios rangos de pH. ¿No estáis flipando? Esto es porque quizá no sabéis qué son estas palabrotas. Que seamos eurihalinos significa que podemos soportar amplios rangos de salinidad: que seamos euritermos que soportamos amplias variaciones de temperatura.

Total, que podemos vivir en aguas bastante calientes, saladas o dulces y ácidas o básicas 8de 6’5 a 7’5 – que es un rango amplio para los animales en general, aunque no lo parezca). Y si encima queremos terminar de hacer el tirabuzón con doble mortal escarpado, os diré que podemos vivir en aguas permanentes o con elevadas fluctuaciones. Así que tampoco necesitamos mucha agua para vivir. Al contrario que el dicho popular, no nos ahogamos en un vaso de agua, vivimos bien ahí.

Bueno, quizá he sido un poco sobrado, pero cuando se me pica y tengo que sacar mi orgullo de fartet, no puedo evitarlo. Ya que nuestra condición es delicada, al menos reivindiquemos nuestra situación. Afortunadamente no tenemos conflictos nacionalista, de esos que a los humanos os gustan tanto y que os hacen estar todo el día enfadados y cabreados los unos con los otros. Si os hubieran dicho que la evolución y la cultura os llevarían a este punto, quizá hubierais dejado sobrevivir al neandertal en vez de vosotros. Tenéis que pensar que no tenemos tiempo para estas cosas nosotros: con unos ambientes tan variables como los que vivimos, nos tenemos que reproducir muy rápido, ya que no estamos nunca seguros de cuando mejorarán las cosas o cuando empeorarán.

Así que muchos morimos después de reproducirnos, sea al año de vida o si sobrevivimos, a los dos o tres años. Claro que esto también depende de las condiciones que nos encontremos. Pero que estemos adaptados a diferentes rangos de salinidad, temperatura, pH y a cambios en la fluctuación del agua, implica que nos los tenemos que jugar todo a una sola carta, o casi.

Es lo que se llama un all-in en toda regla. Y ya aviso que generalmente el precio es la vida. Puede que sea más parecido a la ruleta rusa que al póquer. Ahora, esto permite renovar toda la población, o casi, cuando las situaciones son las idóneas.

No es un consuelo demasiado grande, pero si una parte de nosotros sobrevive en un porcentaje más pequeño que nuestros descendientes, ya es algo. Al fin y al cabo, hay quien dice que los seres vivos solo somos máquinas de transmisión de genes y, ahora mismo, no soy nadie para contradecir esta gran verdad.

Al menos, este comportamiento es común en toda la especie y como vivimos en grupos gregarios que nos movemos entre las plantas acuáticas y las algas que hay en las aguas donde vivimos de forma sedentaria (obviamente cambiamos de lugar si vemos que se está a punto de secar – que toleremos fluctuaciones no significa que podamos vivir fuera del agua), cuando nos reproducimos, los hacemos todos, y cuando nos morimos… bueno, cuando nos morimos también los hacemos todos, o casi.

Ahora que lo pienso, suena un poco a secta religiosa, ¿no creéis? Qué ironía de la evolución: un animal que no ha desarrollado ni tan siquiera la capacidad de razonamiento, que sí haya desarrollado el concepto de secta religiosa. Seamos serios, todos sabemos que no, que solo se trata de un comportamiento seleccionado evolutivamente y el hecho de compararlo con una secta se trata sobre todo del antropocentrismo que se extiende por todo el planeta.

Total, que como veis, ser fartet no es fácil ni difícil, simplemente se es un fartet. Comemos pequeños invertebrados, algún detrito y, de vez en cuando, alguna alga; intentamos que las anguilas y otros animales no nos coman; vivimos siempre en el mismo sitio; toleramos condiciones cambiantes; y morimos casi en masa. Para nosotros es nuestra vida y no la cambiaríamos. Somos fartets.

morim quasi en massa. Per nosaltres és la nostra vida i no la canviaríem. Som fartets.

Información adicional:

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share This